Cirugía de juanetes o cirugía hallux valgus

Muchos juanetes se pueden tratar sin tener que recurrir a un método quirúrgico, pero cuando los tratamientos no son exitosos la mejor opción es una cirugía de hallux valgus. Al someterse a una cirugía de juanetes el paciente puede solucionar el problema en sus pies, reducir el dolor y evitar que se formen juanetes en un futuro. Si los juanetes no se tratan, estos pueden aumentar el dolor al caminar o al hacer ejercicio.

cirugia de juanetes

¿Cómo se realiza una cirugía hallux valgus?
La cirugía de juanetes generalmente implica hacer una incisión en la parte superior lateral del dedo gordo del pie y remover o realinear el tejido suave y el hueso. Esto se realiza para aliviar el dolor y restaurar el alineamiento normal de la articulación. Si la articulación está severamente deforme, esta puede ser estabilizada con pequeños clavos, suturas, tornillos o placas. No existen garantías de que una cirugía de juanetes alivie completamente el dolor.

Es importante tener en cuenta lo siguiente:
  • En una cirugía de juanetes generalmente se utiliza anestesia regional, la cual solo afecta el pie que está siendo operado.
  • El procedimiento usualmente se toma una hora o un poco más, dependiendo del tipo de cirugía.
  • La cirugía de juanetes usualmente se realiza de manera ambulatoria (se da de alta el mismo día).
¿Quién es un candidato para la cirugía de juanetes?
Estas son algunas de las características que presentan los pacientes comúnmente:
  • Dolor severo en el pie, lo cual limita sus actividades cotidianas, incluyendo caminar y llevar zapatos cómodos.
  • Inflamación crónica del dedo gordo e hinchazón que no se mejora con ningún medicamento, ni descanso.
  • Deformidad en el dedo, lo cual hace que el dedo gordo se empalme con los demás dedos.
  • Dedo rígido, el paciente no tiene la habilidad de doblar o enderezar su dedo.
  • El paciente no siente alivio al tomar medicamentos antiinflamatorios.
  • El paciente no mejora substancialmente con otros tratamientos, tales como cambiar de zapatos y tomar medicamentos antiinflamatorios.
Tipos de cirugías de juanetes
Hay más de 100 cirugías para juanetes, pero las investigaciones no han podido probar cual tipo de cirugía es mejor para las necesidades específicas de cada paciente. Asimismo, más de un procedimiento pude ser realizado al mismo tiempo.

Los tipos de cirugías de juanetes más comunes son los siguientes:
Realineación de los tendones y ligamentos alrededor de dedo gordo
Estos tejidos pueden estar muy apretados en un lado y muy sueltos en el otro, creando un desbalance que causa que dedo gordo se derive hacia los otros dedos. A menudo esta cirugía se combina con una osteotomía, este procedimiento hace más corto el tejido suelto y alarga los tejidos apretados.

Artrodesis
Es la eliminación de superficies dañadas y colocación de clavos, placas o tonillos para mantener las superficies recién alisadas juntas hasta que sanen. Se utiliza en pacientes con juanetes severos, artritis severa y cuando los otros procedimientos han fallado.

Exostectomía
La eliminación de una parte de la cabeza del metatarso (la protuberancia del pie). Este procedimiento se utiliza raras veces debido a que no corrige la causa del juanete.

Artroplastia de resección
Se remueve la parte dañada de la articulación, usualmente solo se usa en pacientes de más edad, que previamente se han sometido a otra cirugía de juanetes o tienen artritis severa.

Osteotomía
La osteotomía es la más invasiva de toda la cirugía de juanetes. Se requiere cortar y físicamente alinear la articulación. Además el cirujano tiene que determinar la mejor manera de asegurar que el dedo se vuelva a empalmar encima de los otros.

La evaluación ortopédica
La evaluación consiste de tres componentes:
Un examen médico, en el cual el cirujano ortopédico recabará información acerca del estado general de salud del paciente y preguntará acerca del grado de dolor y su capacidad de encontrar zapatos que sean cómodos. El cirujano también preguntará acerca de otras condiciones médicas que podrían afectar el resultado de la cirugía. Diabetes y artritis reumatoide, son algunos ejemplos de condiciones que pueden aumentar el riesgo de una infección e interferir con una propia recuperación. Asimismo, los problemas de circulación pueden aumentar el dolor posoperatorio e impedir una buena recuperación.

Un examen físico, en el cual se evalúa el grado de desalineación y daño del tejido suave. Además se revisa si existen otras deformidades en el pie.

Rayos-X, los cuales se utilizan para determinar el grado de deformidad en la articulación del dedo.

El cirujano ortopédico revisará los resultados de tu evaluación contigo y discutirá si la cirugía es el mejor método para aliviar el dolor y la deformidad. Las opciones no quirúrgicas, incluyendo cambiar de zapatos, también serán discutidas.

También el cirujano te explicará acerca de las posibles complicaciones y riesgos asociados con la cirugía de juanetes.

¿Cómo debo prepárame para la cirugía?
Si has decidido someterte a una cirugía de juanetes, es posible que el médico te pida que te hagas un examen físico completo con tu doctor familiar para evaluar tu salud en general. Si padeces alguna enfermedad cardiaca o pulmonar, necesitarás una autorización médica preoperatoria de tu doctor familiar.

Antes de la cirugía, es importante que le informes al cirujano ortopedista acerca de los medicamentos que estés tomando. Él te dirá cuales medicamentos debes o no descontinuar antes de la cirugía.

Será necesario también que le pidas a algún amigo o familiar que te lleve a casa después de la cirugía y que te acompañe por lo menos una noche.

¿Qué puedo esperar después de una cirugía de juanetes?
La cirugía de juanetes es realizada como un procedimiento ambulatorio, lo que quiere decir que el paciente puede regresar a casa el mismo día de la cirugía. A menudo la cirugía solamente se toma algunas horas y el paciente pronto está en camino a la recuperación y a su vida normal. Se recomienda que cuando el paciente llegue a casa cambie el vendaje que lleva en el área recién operada.

Cuidados
Es necesario que el paciente use una bota especial para asegurarse que los zapatos no pongan presión en el pie o causen una infección en la herida. Las suturas serán removidas dos semanas después de la operación, pero el pie seguirá necesitando un soporte de 6 a 8 semanas. Para asegurarse de una recuperación adecuada es necesario no mover el vendaje y mantenerlo seco. A la hora de tomar un baño será necesario poner una bolsa sobre el pie.

Es muy importante que el paciente continúe utilizando la bota durante el tiempo en que el pie este hinchado. Intentar usar zapatos constrictivos o apretados solamente causará daño al dedo y posiblemente eche a perder los beneficios de la cirugía.

En un principio será necesario usar un andador o muletas para caminar durante los primeros días. Esto ayuda a reducir la presión sobre la incisión y la articulación, además de que ayudará a una rápida recuperación. Solo será posible caminar distancias cortas durante las primeras semanas. Asimismo, podrás volver a manejar en aproximadamente una semana.

Posibles complicaciones después de la cirugía de hallux valgus
Menos del 10% de los pacientes que se someten a una cirugía de juanetes sufren de alguna complicación relacionada con la cirugía de juanetes. Las posibles complicaciones pueden incluir infecciones, reaparición de los juanetes, daño en el nervio y dolor continuo.

En el caso de que ocurriera alguna complicación, estas son tratables pero pudieran afectar el tiempo de recuperación. El médico ortopedista te explicará cuales son las opciones para tratar estas complicaciones.

¿Cómo evitar problemas después de la cirugía?
Aunque son poco comunes, pueden surgir complicaciones después de la cirugía. Llama de inmediato al cirujano si:
El vendaje se afloja, si se cae o si se moja.
El vendaje se humedece con sangre, pus o alguna secreción.
Presentas efectos secundarios con el medicamento postoperatorio.

También debes llamar al cirujano inmediatamente si notas alguna de las siguientes señales de advertencia de una infección:
  • Fiebre.
  • Escalofríos.
  • Enrojecimiento alrededor del vendaje.
  • Aumento o persistencia de dolor.
  • Hinchazón excesiva en el área del tobillo del pie operado.
Normalmente después de una cirugía de juanetes, sin importar el tipo, los pacientes se sienten generalmente complacidos con los resultados. Al someterse a una cirugía de juanetes el paciente podrá tener una vida más activa y sin dolor.

¿Te pareció interesante esta información? Compartela !


¿Tienes preguntas acerca de este procedimiento o deseas más información?
Utiliza el siguiente formulario para enviarnos tus preguntas o comentarios y con gusto responderemos lo más pronto posible.

     
  Nombre *
  Teléfono
  Correo electrónico *
  Comentarios
  Los campos marcados con * son requeridos para que podamos ayudarte
    



También puedes usar tu usuario de facebook para dejarnos tus dudas o comentarios